martes, 29 de junio de 2010

Capítulo XII: La fiesta.




Hoy es el gran día, me dije a mis adentros mientras me revolvía entre las sábanas. Tocaron a la puerta. Era Jeff.
-Buenos días, ¿vamos a desayunar?-Dijo con media cabeza asomada a la puerta.

-Vale, ahora bajo.-Contesté
La puerta se cerró lentamente. Seguidamente me vestí y baje corriendo por las escaleras.

-Buenos días Marie.-Le sonreí.

-Buenos días Cindy.-Me devolvió otra sonrisa.

-Buenos días John.-

-Buenos días Cindy.

Aquello parecía un intercambio de "buenos días".

El desayuno ya estaba servido, unas tostadas y un café con un poco de crema.

-Después de desayunar hay que preparar todo, ¿me ayudas?-Me preguntó Jeff.

-Si, claro.

-Vistámonos y pongámonos en marcha.-Ordenó.
Subí de nuevo a mi cuarto y me puse una ropa mas presentable. Al bajar vi a Jeff limpiando con desesperación, quería que todo estuviese perfecto; aunque eso sea un poco imposible, no me quiero imaginar que es lo que pasará después de la fiesta, mas de alguna cosa estará rota.

-¿Qué es lo que hago Jeff?
-Pues mira quiero que vayas decorando las escaleras y la piscina, cuando termines me avisas y te doy el visto bueno, ¡ah por cierto! las cosas para decorar están en aquella caja.

-No hay problema.

Comenzamos a trabajar como dos auténticos locos; claro que después de todo el trabajo la casa iba a quedar como una auténtica joya.

Flores, luces, velas, velas aromáticas... de todo, aunque yo opté por las luces en las escaleras y las velas en la piscina, le daba un toque "romántico". Coloqué también un cartel precioso que decía "Summer party" en la entrada y un par de globos por el salón.
-Ahora solo falta la música.-Pero yo me encargo ahora descansa tu.

-¿Seguro? Si quieres yo...

-En serio de verdad.

-Gracias entonces.

La hora de comer no se hizo espera. Comimos y nos fuimos a echarnos una siesta no my larga, como mínimo hasta las siete,espero que se haya notado la ironía.

Me acomodé en mi cama y cerré los ojos hasta quedar dormida...

Jeff

Pues todo el mundo se fue a dormir, todo el mundo menos yo, que no podía parar de darle vueltas a la fiesta de esta noche.

Pero...¡Espera un momento! ¡He invitado a Thomas! ¡Qué error más grande!

Ahora si que no me podré dormir. Será mejor que prepare las cosas. Coloqué el traje en una percha y lo colgué del armario.

Busqué los zapatos, aunque mejor playeras, unas playeras negras.

Todo iba a la perfección, de momento.
Las siete en punto

Cindy.

Ya era casi la hora, tenía un poco de nervios. Quería ir lo mas guapa que pudiera. Hoy si me importaba mi apariencia, acabo de recordar que había que llevar máscara. Saqué de mi maleta un vestido negro palabra de honor que se ajustaba a la cintura, me quedaba de maravilla. Y como no los zapatos negros a juego junto con la máscara.

¿Y para el pelo? ¡Fácil! Pelo suelto. Empecé a maquillarme. Un poco de sombra negra, rimel... Al final no quedé tan mal.


Ya eran las ocho, los invitados comenzaban a llegar. También venía Coraline con Kyle, Jennifer con Bob, ¡¿PETER CON LORENAI?! ¡No puede ser!

Salí pitando de la entrada y me fui corriendo hacia la zona de la piscina. No quería verle. De repente noto una mano fría sobre mi hombro.


-Hola Cindy.


-Hola Thomas.


Se dio media vuelta y se fue.


Me quedé algo confusa, pero enseguida me recompuse y fui a saludar a Coraline y a su novio.


-Hola Coral, ¡qué guapa estás!


-Hola Cindy, gracias tu también. ¡Ah por cierto! Este es Kyle.


Le di un beso seguido de un "Encantada"


-Bueno Coral os dejo ¿Vale?


-Vale ahora nos vemos.


Me perdí entre la gente, hablé, me reí, y conocí a gente nueva.


Jeff


La noche solo acababa de comenzar, todo rodaba sobre ruedas.

Cindy estaba guapísima con ese vestido, le favorecía. No lo se, pero tengo el presentimiento de que hoy pasaré algo especial con ella...

Le pedí al Dj que pinchara alguna música lenta, para que después se sirva la comida tranquilamente. Todos se pusieron la máscara incluso yo y comenzaron a bailar.

Empezó a sonar una bella música. Todo el mundo comenzó a bailar... menos Cindy, que estaba sentada en una silla sin nada que hacer.
Cindy

Ya era como el colmo. El Dj puso música lenta, ideal para las parejitas. Genial, ¿y ahora que hago? ¿Sonreir como si nada y pasar de largo? Si, haré eso.


Dicho y hecho, pero a mitad de camino alguien me cogio por el brazo y me agarró por la cintura. No le pude ver porque tenía un antifaz puesto. Comenzamos a bailar lentamente, me alzó la barbilla y me besó.

Lo raro esque me gustó, no me resistí, aquellos labios...

No hay comentarios:

Publicar un comentario